Noticias Noticias Destacadas

Monte Porreiro, familia, deporte y pasión.

Entrevista a Nando Álvarez, mentor del Visit Pontevedra, el equipo donde juegan los argentinos Martín Bentancor, Horacio Cifuentes y Nicolás Galvano y que logró conservar la categoría para la próxima temporada en Super División española.

Luego de pelear un rato con mi cabeza acerca del orden que les daría a las palabras del título leyendo una y otra vez las declaraciones de Fernando Álvarez Cao (entrenador del club), Creo no equivocarme con lo resuelto.

Monte Porreiro es un barrio de 8000 habitantes que pertenece a la ciudad de Pontevedra, capital de la provincia homónima de 90000 habitantes. Se ubica en el noroeste de la península ibérica, en la comunidad autónoma de Galicia. Visit Pontevedra, simplemente es el nombre de nuestro primer equipo y es el organismo que gestiona el turismo en Pontevedra y patrocina a los clubes deportivos que compiten fuera de Galicia, por lo que decidimos ponerle ese nombre en agradecimiento al apoyo recibido”, nos contaba Nando para despejar las dudas que aquí nos generaba eso.

El Monte Porreiro tuvo en la última fecha de la temporada 2018/19 de Súper División española, uno de los días más emocionantes de su historia, al superar con contundencia al Hispalis (Sevilla) por 4-0. Pero esto no era suficiente para mantener la categoría ya que además dependía de que el Cambados no ganase. Luego de casi una hora de espera, la buena noticia llegó y desató el festejo que seguramente será inolvidable.

¿Dónde está la gloria?, se preguntarán los exitistas de siempre, si el equipo, lejos de coronarse campeón, solo evitó el descenso.

Para los que sabemos de sacrificio, no es nada difícil de entender, pero, para los que no, les contamos esta maravillosa historia de familia, deporte y pasión.

Nando Álvarez tiene 42 años y es el motor junto a su familia (su esposa, Miriam y sus hijas Emma de 10 y Alba de 8 años) de este club de tenis de mesa en las afueras de Pontevedra.

Como el 99% de los chicos en Argentina y en España, los chicos juegan al fútbol. Nando no fue la excepción y jugo hasta los 19 años cuando una dura lesión lo alejó de las canchas. Para mí fue una depresión absoluta, imagínate no poder volver a hacer con 19, el deporte que vienes haciendo desde que tienes 4 años”.

Es en estos momentos donde esas frases que nos acompañan durante nuestras vidas se aplican y aquí entró justo esa que dice; “No hay mal que por bien no venga”.  El, como muchos otros chicos, gracias a su padre, Lucho Álvarez, (hoy presidente del club), jugador amateur en los años 60, compitiendo en torneos estudiantiles y contagiando ese apego por nuestro deporte. Y Nando nos contó;En mi barrio utilizábamos un tablero con unos soportes y jugábamos horas y horas, así como en un salón recreativo que había en Pontevedra donde se pagaba por minutos jugados. A nosotros nos encantaba jugar en plan familiar, con mi padre y mis hermanos, amigos, pero realmente sin saber nada, no sabíamos ni que se competía oficialmente, ni que había clubes, es decir, no sabíamos nada.  Entonces, en 1998, surgió algo inesperado, yo es que creo que las cosas suceden por algo. Y la Federación Gallega de Tenis de Mesa hizo una concentración en la Ciudad de Pontevedra con bastantes niños, nos enteramos y fuimos a ver, quedando asombrados, nos encantó lo que vimos. Hablamos con la Federación, y nos explicó cómo funcionaba todo. Entonces, mi padre que era miembro de la Asociación de Vecinos de Monteporreiro (un barrio conflictivo y sin recursos en aquella época), expuso que, si le compraban un par de mesas, él, para sacar a los niños de la calle, les daría clases de Ping-Pong. Y así es como comenzó todo, mi padre y yo, con lo que sabíamos, empezamos a jugar con los niños y niñas de Monteporreiro como una labor social, solamente eso. Y lo que empezó como una actividad, se convirtió en un Club que comenzó de la nada, desde lo más bajo, hasta, 20 años después, llegar a la élite de Tenis de Mesa en España, algo realmente increíble”.

Conociendo hasta aquí, no pudimos parar de investigar más sobre esta persona que nos contagia su pasión en cada respuesta, y le preguntamos más.

¿Desde qué edad jugaste tú?

Yo empecé a entrenar y jugar oficialmente a los 21 años

¿Hasta dónde llegaste como jugador? ¿Cuándo decidiste ser entrenador o por qué lo eres?

“Mi lesión no me permite ciertos movimientos, así que jugué liga menor hasta que me dediqué únicamente a ser Entrenador. Hace unos 12 años que dejé de jugar. Siempre me ha encantado dirigir, corregir, aprender, organizar, en resumen, mandar, desde bien pequeñito. ¡Cuando jugaba al fútbol siempre fui capitán y me encantaba organizar todo, por lo que creo que siempre he llevado un entrenador dentro, y mi hija Alba es igual!  quiere ayudarme en todo con 8 años! En el Tenis de Mesa, después de los primeros ascensos del Club como jugador, cuando sentí que los chicos a los que entrenaba (13-14 años) tenían potencial para poder llegar a jugar muy bien, en ese momento sentí que debía dedicarles más tiempo y decidí dedicarme únicamente a la faceta de entrenador si quería que el Club creciese. Creo que fue un acierto porque me dediqué a formarme a tope, leyendo libros, viendo vídeos, acudiendo a Torneos, hablando con gente que sabía, y sacando los títulos de entrenador, coincidiendo con entrenadores muy importantes como los chinos Zhao Qiang o Chen Jiang Zhong, más conocido como “Willy”. Después tuvimos la suerte de que llegaron al Club jugadores que habían jugado hacía tiempo y a muy buen nivel, como Rafa Alonso y Toni Martínez, de los que aprendí muchísimo. Después fichamos a un entrenador importante como el rumano Liviu Predoaica, posteriormente al serbio Daniel Conic, de los que también aprendí mucho. Y destacar a Nuria Castro, actual entrenadora de un gran Club como el Oroso TM, y quizás la persona que me puso en la línea correcta del aprendizaje”.

¿Es esta tu actividad principal?

“¡No! Esto solo es un hobby y lo hago porque me gusta. Mi actividad principal es que soy Funcionario Administrativo en el Ayuntamiento de Pontevedra, y trabajo de lunes a viernes solamente por la mañana”.

¿Cuántas horas dedicas a esto?

Dedico una media de 3 horas todas las tardes y la competición del fin de semana”.

¿Qué tipo de entrenador eres? ¿Tranquilo y pasivo o participas mucho desde la banca?

“A esa pregunta quizás me gustaría que contestasen mis jugadores que conoces, como Nicolás Galvano, Martín Bentancor u Horacio Cifuentes, pero podría decir que me considero un entrenador intenso al que le gusta participar mucho”.

Y como Nando nos dijo, lo hicimos, les preguntamos a sus dirigidos una definición de su entrenador.

Nicolas Galvano nos dijo; Nando es un entrenador con mucha capacidad para adaptarse a las diferentes personalidades que tenemos nosotros como jugadores, muy inteligente, mucho profesionalismo para cada detalle y con mucha motivación hace sacar lo mejor de nosotros en cuanto a la actitud”.

Horacio Cifuentes: “Es una persona muy motivadora, no te deja distraer ni un minuto, profesional, muy activo en el banco, tiene un gran aprecio por nosotros y por el club que se hace notar mucho

Martin Bentancor: Es muy bueno, sabe mucho de los jugadores, los conoce, le pone mucha garra y pasión y se nota, y sabe manejar los tiempos, te da mucha confianza para jugar”.

¿Cuáles son tus metas como entrenador?

“Quizás funciono más por objetivos, no me gustan las metas. Un objetivo muy importante desde que he empezado es sin duda que el Tenis de Mesa sea una auténtica realidad en Pontevedra, y estamos en el buen camino. Que mucha gente sepa que el Tenis de Mesa es un gran deporte y que les apetezca practicarlo. Para que os deis cuenta, este año hemos tenido que limitar la entrada de jugadores al Club porque no tenemos espacio ni infraestructura suficiente, siendo actualmente algo más de 60 jugadores. Otro objetivo primordial es que los jugadores que compitan con nuestro escudo sean luchadores y siempre respeten al rival.

A nivel de resultados, mi objetivo siempre ha sido conseguir formar jugadores que fuesen capaces de mantenerse solos en División de Honor, categoría francamente dura en España. Pero es bastante complicado debido al ritmo de vida en España, con los estudios, actividades. etc., lo cual limita bastante los entrenamientos. Hemos conseguido grandes cosas como multitud de ascensos, campeonatos gallegos, y alguna medalla a nivel estatal, sacando a jugadores como Nacho Fernandez, Dani Cadalderrey… y jugadoras como Noelia Santiago o Noa Bernardez, pero podría destacar a muchos más.

Después la llegada de Nicolás Galvano cambió bastante el objetivo. La temporada pasada, se dio la posibilidad de ascender a Super división gracias a dos monstruos como Nico y Horacio Cifuentes”.

Obviamente que hay muchos clubes en España y en el mundo donde juegan argentinos, pero el Monte Porreiro tiene la particularidad que termino jugando la temporada con tres al mismo tiempo y eso atrajo la atención de todos nosotros, al punto tal de vivir la última y decisiva fecha, prendidos a las pantallas de diferentes dispositivos que nos permitían a través de Facebook y la transmisión de Guillermo López Sánchez (suegro de Nando) ser testigos e hinchas del club adoptándolo como propio en ese momento. ¿Cómo paso esto?, también nos lo cuanta Nando.

¿Cuál fue el primer argentino en llegar al club?

“El primero ha sido Nicolás Galvano, que llegó por un convenio de la FATM con el club Oroso de Galicia donde también jugo Paula Fukuhara en el 2015 y ha sido un chico importantísimo en la historia reciente de este Club. Nos ha contagiado su entusiasmo por progresar, su carácter y su amor a nuestros colores es bestial. Realmente lo sentimos como cualquier chico que haya crecido aquí”.

¿Cómo se dio la confianza en los argentinos?

“Totalmente gracias a Nico. ¡Es un chico sencillo, humilde, familiar, trabajador, luchador… ¡si! ¡Que es nuestro Gladiador!  se lo merece todo. Gracias a Nico vino Horacio Cifuentes, y quedamos realmente sorprendidos. No voy a descubrir a Hori como jugador, pero como persona podría hablar mucho…puedo deciros que es brutal, otro descubrimiento, algo tremendo. Un chico muy humilde. Entonces imagínate, dos argentinos en el Club que son personas maravillosas, por eso aquí la gente los quiere tanto y son un referente para los más peques.

Martín Bentancor llegó al club a raíz de la operación en el hombro de Horacio a fines del 2018.

Aún por encima después, debido a las desgracias que nos han sucedido esta temporada, fichamos a Martín Bentancor. ¡Podría repetir exactamente lo mismo, chico humilde con grandes valores, y es que lo siento como a un chico nuestro al que conozco desde pequeñito!  tengo una confianza en él absoluta, sé que va a ser un chico que va a dar que hablar. Con esa edad y esas ganas, estoy seguro que solamente puede crecer”.

Ese tango se encapricha en decirnos que 20 años no es nada, pero, realmente me cuesta pensarlo así. El Monte Porreiro en ese lapso de tiempo ha escrito una historia más que importante dentro del tenis de mesa de Pontevedra.

Logrando en el 2018 subir a la más alta competencia de este deporte en España, luchando codo a codo con clubes de mayor infraestructura y presupuesto, logrando superar a muchos de ellos y demostrando que no estuvo allí de excursión.

La alegría, los festejos, la descompresión del final, seguramente serán una “caricia al alma” para todos los que con mucho sacrificio construyeron este presente.

En algunos momentos del camino se dejó de lado lo razonable dándole lugar a que la pasión fuera quien tomara decisiones importantes y eso dio sus frutos.

Sin dudas esta maravillosa mezcla de la que se nutre este club, es la que le da el arma más importante que un club puede tener para luchar por sus objetivos, que es, el sentido de pertenencia que tienen sus jugadores.

Topeando en Vivo lo siente de la misma manera, porque nosotros también somos una familia que trabaja para difundir este deporte y sería absolutamente imposible si no fuéramos impulsados por esa bendita PASIÓN.

SALUD MONTE PORREIRO!!!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *