Noticias

Ariel García: “Ganar dura horas”

El preparador físico del seleccionado nacional nos dejó sus enseñanzas imperdibles en un vivo de Instagram.

“Mis inicios en el deporte no son justamente el tenis de mesa. Toda mi vida hice BMX y he competido, y me acompañó hasta hace poco. Empecé a estudiar para contador pero después me metí de lleno en educación física. Cuando me recibí mi padre me dijo ‘ahora tenés que ir al Cenard a trabajar’. Le dije que estaba loco y sin embargo mirá dónde estoy ahora…”

“Cuando empecé mi carrera deportiva no tenía entrenadores, nutricionistas, psicólogos, preparadores físicos, nada. Sólo tenía a mi papá, pero él te convencía. Ahora yo trato de darle al jugador todo lo que no tuve, que entiendan el valor de las cosas. Tienen que ser los mejores desde llegar primero al entrenamiento, prestar atención, ser inteligente. Las oportunidades es lo único que no se recupera.”

“Hay que ser sacrificado, humilde y trabajador. Las oportunidades están.”

Ariel García nos habla sobre su profesión.

“Trabajo con fútbol, tenis de mesa, BMX, patín carrera y pilotos de automovilismo.”

“He viajado poco por temas presupuestarios, pero lo hice con los juveniles por México, Colombia, Perú, Chile, etc. Con la mayor fui sólo a los Panamericanos. Aprendí un montón de cosas en cada viaje. A veces los juveniles juegan 6 partidos en un sólo día y tenés que asistirlos, o vendarlos, o darles una vuelta a la calma, organizar los horarios, darles charlas y decidir a qué hora levantarlos. Ese trabajo no se ve pero se hace.”

Ariel narra su pasado deportivo y también deja frases para aprender.

“Desde los 8 hasta los 40 años estuve en competencia en BMX. Hasta los 18 estaba en modo carrera y freestyle, y gané las dos competencias a la vez (algo así como División de Honor). Fue un gran logro ser campeón nacional en los dos estilos de manera simultánea. Después me dediqué a freestyle, llegué a tener sponsors, pero tuve un accidente muy grave y decidí cortar.”

“Si volviera a tener 20 años no cambiaría nada de todo lo que viví. Lo que soy hoy se lo debo al deporte y a mi familia. Gracias a mi vocación puedo trabajar en lo que amo. Pude conocer a mi señora y tener a mi hija, pude tener mi casa. Nunca tuve entrenador de chico y lo único que me importaba era ganar. En cambio hoy trato de que mis jugadores tengan mucho cuidado con esa palabra, ganar, y el no disfrutar el camino. Ganar dura horas, o minutos.”

“En cuanto a lo profesional, soy muy agradecido, a veces siento que tengo mucho más de lo que merezco. Ahora mi prioridad es mi familia.”

“A qué momento quiero volver de mi vida? Tengo muchísimas alegrías. Volvería a hacer un asado con mi viejo, volvería al día que nació mi hija, a abrazar a mis hermanos, la primera vez que viajé con la selección y subir al podio y esuchar el himno. He recibido mucho en la vida.”

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *