Noticias Noticias Destacadas

Gabriel Copola: “Conozco todos los gimnasios del mundo, pero no conozco el mundo”

Nuestro representante de la selección nacional adaptado habló en un vivo imperdible de Instagram con Omar días atrás, estas son sus apreciaciones más importantes.

“Soy docente y sufro ahora con tantos trabajos prácticos que tengo que corregir. Veo un asado y engordo (risas). Todos los discapacitados tenemos tendencia al sobrepeso. Tengo 36 años.”

“Con el tenis de mesa arranqué a los 14 ó 15 años. Me accidenté cuando tenía 11, me gustaba el fútbol y tuve que adaptarme, tenía pocas opciones deportivas y terminé jugando al tenis de mesa.”

“Andaba por la avenida Gaona en bicicleta cuando estaban construyendo la Autopista del Oeste, se hicieron unos montículos de tierra y jugábamos a saltarlos, me caí y me fracturé la columna. Fue un cambio en toda la familia.”

“Mi prioridad fue la rehabilitación, después fue lo educativo, pero después de más grande pude elegir un deporte y me quedé con el tenis de mesa. Pero hoy a los 36 años pese a triunfar en este deporte mis padres siguen siendo mis padres.”

“Uno cuando tiene un accidente quiere seguir siendo la misma persona. Yo tenía amor por el deporte y quiere seguir teniéndolo y encontré en el tenis de mesa algo espectacular. Tuve la suerte de representar a Argentina desde chico. Y después con la medalla de Guadalajara en 2011 fui a mi primer paralímpico y ahí se selló el amor por este deporte.”

“Lo de ser profesor de educación física lo padecí en el secundario porque no pude tener clases en mi colegio. En la UNLM con Daniel Wior fui a entrenar y encontré un plan B, que es para jugadores que se lesionan y pueden cursar la carrera teórica y me recibí de licenciado de Educación Física en 2010. Ahora estoy en una cátedra que es educación física especial, también trabajo en la UCA de Puerto Madero, trabajé en dos unidades penitenciarias, y hoy estoy trabajando en un hospital.”

“Somos la minoría más grande del mundo, según la OMS el 15% tiene alguna discapacidad.”

“Yo estuve en cualquier lugar del mundo jugando al tenis de mesa pero lo que más disfruto de todo esto es tener amigos en esos lugares. Y poder tener un amigo como Mauro Depérgola.”

“Me gusta viajar pero cada vez me gusta menos, tengo cosas para hacer en casa, mi trabajo, mi mujer, hay que tener en cuenta que viajo para competir, conozco todos los gimnasios del mundo, pero no sus ciudades. En realidad no conozco el mundo.”

“Si tengo que elegir entre ir al pasado e ir al futuro no lo dudo, iría al pasado y le digo al bol… de la bicicleta que no se tire por ahí. Me encanta lo que pude construir pero la situación de discapacidad es una restricción muy importante. Pienso mucho en mi familia y fue muy traumático para ellos.”

“A los 12 años mis compañeros de la escuela se preocupaban solamente por un trabajo práctico y yo me preocupaba porque me dijeron que no podía volver a caminar. A mí como niño me pasó experimentar otra cosa.”

“Agradezco a la vida por todo lo que me dio pero juntaría todos los trofeos en una cajita por volver a caminar.”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *