Noticias Noticias Destacadas Preolímpico 2021

Más ecos del preolímpico.

Sin dudas, el torneo más trascendente que tuvo Argentina en su historia, y que consiguió que dos jugadores argentinos clasifiquen para los Juegos Olímpicos de Toko (Gastón Alto y Horacio Cifuentes), tuvo grandes pilares detrás de cámaras y que trabajaron durante varios días en el armado del torneo.

Jorge Fernando “Nacho” Moleda, árbitro del Preolímpico, nos contó acerca del cuidado y los protocolos existentes antes, durante y después del torneo. “Todo salió a la perfección, fue increíble la ingeniería aplicada al torneo a lo largo de todas las jornadas. Los árbitros no teníamos contacto con los jugadores en todo momento, todos los jugadores se quitaban los barbijos sólamente cuando entraban a la zona de juego, no tenían contacto entre ellos, y los entrenadores y cuerpo técnico tenían sus habitaciones especiales para estar aislados uno del otro.

Todos los que trabajábamos en el evento teníamos todos los elementos que necesitábamos para trabajar, no sólo por el hecho de cuidarnos, sino para prevenir cualquier tipo de contagio. Todos contábamos con barbijos, guantes y elementos como alcohol en gel en todas las partes de cada salón.

Más allá de los World Tour jugados en Dubai, este preolímpico fue el primer torneo internacional organizado por la ITTF. Por eso la responsabilidad de todos. Estábamos observados por todo el mundo“.

Hasta los voluntarios estuvieron a la altura de los acontecimientos. Por mi parte solo tengo para dar agradecimientos a todos los que organizaron el evento, desde Fernando Joffre, presidente de la Federación Argentina de Tenis de Mesa, hasta el último ball boy que colaboró con nosotros. Más allá del problema mundial que padecemos, con gente así podremos hacer todos los torneos que querramos“.

Nadie mejor que el mismo Marcelo Altman contandonos las peripecias que tuvo que realizar para que el Torneo tenga el inicio ideal que todos los jugadores merecían.

Hay algo que quiero destacar respecto a parte del trabajo extra que nos dio la pandemia para conseguir que los atletas puedan llegar a nuestro país. Un día antes de que los jugadores comenzaran a viajar a Argentina, cambio un requisito clave para la entrada al país y es que a todos los extranjeros salvo Uruguayos o Brasileros tenían que tener visa. Esto motivo una complicación extra a la ya existente con los permisos especiales e individuales que habíamos tramitado, y produjo que el equipo de FATM estuviera atento y despierto 24hs monitoreando cada una de los embarques de los participantes y su posterior paso por migraciones en Argentina, ya que en muchos casos no hubo tiempo de que los participantes tramitaran las visas en las embajadas y había que solucionar dichos inconvenientes mano a mano con las aerolíneas contra reloj con los atletas a minutos de embarcar a sus vuelos. (No olvidarse que también había comenzado la restricción de vuelos con lo cual diariamente se cancelaban y perder un vuelo podía significar no llegar a tiempo, como sucedió con las mujeres cubanas que tuevieron que viajar 50 horas). Fue realmente algo inédito, y estas trabas hacían peligrar el evento ya que desde el exterior muchos dudaban que los atletas pudieran arribar a tiempo. El equipo de FATM nunca dudo de que el objetivo era alcanzable, pero quiero destacar el gran apoyo de todos los organismos oficiales del país, ya sea de Migraciones, Cancillería y por Supuesto la Secretaria de Deportes y Turismo con quienes veníamos gestionando estos temas desde principio de año.  Para la ITTF, la capacidad de organización de la FATM no pasó desapercibida viendo como al mismo tiempo se cancelaban muchos de los eventos en todo el mundo, incluyendo el clasificatorio olímpico de Boxeo en la Argentina y así lo han hecho saber las máximas autoridades de dicho organismo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *