Noticias

Pablo Tabachnik: “Desde la adversidad he construído mi carrera”

Nuestro emblema nacional en el tenis de mesa argentino, participó en 3 Juegos Olímpicos y perdimos la cuenta en los años que hace que integra la Selección nacional, nos contó absolutamente de todo en un vivo bien distendido de Instagram.

“Estamos viviendo un momento complicado, mis hijos son chiquitos y quieren ir a visitar a sus abuelos y a sus compañeros de jardín. Matías tiene 4 años y Emilia un solo añito. Hay un pánico increíble, uno ve las noticias… jamás pensé ver gente con barbijo, parece ciencia ficción. No es bueno, pero hay que ponerle optimismo y buena actitud. Hay que aprovechar este momento para repensar ciertas cosas y pasar un rato en familia.”

“Mi hobby es la carpintería, pero no pude hacer nada ya que me la paso jugando con mis hijos. Mi mujer es maravillosa, juega con ella también. Tratamos de que los juegos sen más manuales y no tanta pantalla.”

“Jugué en Sportivo Desamparados de chico, mi hijo quiere fútbol o básquet. Como papá prefiero un deporte en equipo. A mí no me fue tan complicado por mi carácter pero tuve obstáculos, en cambio el juego en equipo es más llevadero y más lúdico.”

Pablo cuenta anécdotas sobre sus preolímpicos.

“Clasifiqué para Beijing 2008 en República Dominicana. Llegué a ese preolímpico como un precandidato, pero había que demostrarlo. La primera final la perdí con Tsuboi, la segunda la pierdo con Monteiro, y el tercer día llego también a la final y contra Hugo Hoyama. Pude vencerlo pero fue realmente agotador en todo sentido. Es un torneo muy especial por las presiones y los sueños, uno cree que no va a tener otra oportunidad.”

“En los Juegos Olímpicos de Atlanta 96 había quedado como primer suplente y al fallecimiento de Claudio Cano el primero en reemplazarlo era yo. Pero no me dejaron jugar y entró un jamaiquino. Eso me generó un disparador. Yo vivía en Israel en ese momento y me enteré de golpe todo eso y a partir de ahí empecé a tomarme en serio la práctica de este deporte.”

“Llegó la clasificación a Sidney y cuando me pude ver quedé disconforme con mi actuación, las previas eran distintas y me sentí mal. Las siguientes de Atenas las tomé con otra filosofía y disfruté muchisimo más. Y después en Beijing ni hablar.”

Sobre su carrera, nos cuenta Pablo.

“Si me motiva más la desigualdad? Durante muchos años fui el objetivo de muchos que me querían ganar, yo no tenía derrotas en Argentina. Siempre iba como candidato. Me gustaba. Pero en los torneos internacionales uno iba a luchar, a vencer a alguien siempre superior. Los brasileños por ejemplo. Desde la adversidad he construído mi carrera.”

Sobre su último Panamericano (Lima, Perú), lleva el mejor de sus recuerdos.

“Como equipo terminamos de redondear un torneo muy bueno. En Toronto hubo dos cuartos de final y esta vez metimos dos medallas plateadas y pusimos al tenis de mesa argentino en el lugar que se merece. Y en mi caso particular, al haber sido mi último torneo mi incursión en el equipo fue otra, antes cargaba más responsabilidad, y esta vez pude jugar bien, mi mujer me apoyó muchísimo después de Toronto para poder llegar a Lima.”

“Yo sabía en la previa que era mi último torneo, pero el trabajo fue tan bueno que no lo sentí así. Me sentía muy natural, salvo cuando fuimos a la previa en la final, me inundó esa emoción de saber que era la última vez que iba a llegar a una final.”

Sobre la joya argentina, Horacio Cifuentes, no para de elogiarlo.

“Jarrita (así lo llaman) más allá de que esté jugando bien, hay que destacar su profesionalismo y por eso llega a esta evolución. Ojalá tenga por delante una carrera mucho más exitosa de lo que ha tenido hasta ahora.”

“Si fuera técnico de Horacio tendría que hablar sobre el servicio, en algunas opciones del servicio. Es el armado de una estrategia de juego. Y haría más foco en el golpe de drive. Hoy tiene 21 años pero a medida que pase el tiempo los puntos van a tener que ser más cortos.”

Con tantos años de tenis de mesa y 42 de edad, Pablo nos habla de la evolución técnica de este deporte.

“Qué cambió hoy en el tenis de mesa? El saque sigue siendo muy importante, siempre hay un saque y eso es armador de un montón de situaciones. Antes se escondía la pelota con el cuerpo y se sacaba cada cinco puntos. Pero sigo creyendo que a partir del saque puede cambiar la historia de los partidos.”

“Hoy es importante el flip, la recepción tiene que ser muy rápida, porque todo es más veloz, el pivot está quedando de lado. El control de la pelota es muy importante. Ahora es tospin contra tospin. Pero insisto, a partir del saque se siguen armando y destruyendo tácticas.”

“Tenemos tan pocas pausas, somos tan mecánicos en tomas de decisiones más rápidas, y por eso tenemos que aprovechar esas pequeñas pausas, como cuando termina un set o el momento SIFEGA. Un set dura 4 minutos, más un minuto de descanso para sacarte la bronca y volver a la calma para recibir una táctica. Y ahora con el sistema de multibolas, menos aún.”

Tabachnik ya analiza su futuro.

“Cuando deje el tenis de mesa voy a jugar al tenis. Lo sumaría como actividad pero una vez que deje mi deporte. Son deportes que se chocan, cambian las distancias, la sensibilidad, las empuñaduras. Cuando me retire del alto rendimiento quiero aprender a jugar al tenis.”

“Me adaptaría sin problemas a vivir en Buenos Aires y poder aportarle a los jóvenes en la selección. Es algo que me encantaría hacer. Pero no necesariamente el entrenador de selección debe vivir en Buenos Aires, hay trabajos de planificación, de armados generales, seguimientos de carreras, planes de trabajo. La mayoría de la gente cree que hay que estar concentrado en Buenos Aires porque el grupo trabaja ahí, pero la historia demuestra que muchos jugadores no son surgidos de Capital. Hay jugadores que con sus esfuerzos personales, capacidades, talentos, pueden desarrollarse en su lugar de origen y no ir a Buenos Aires.”

“Hoy parte de cuerpo técnico no reside en Buenos Aires. Matías Alto está en Mendoza y lo está haciendo muy bien. No hay ninguna incompatibilidad. Orden, estrategiay planificación se pueden hacer en cualquier lado.”

“Sobre la parte dirigencial hace tiempo que estoy tratando de ayudar en San Juan, pero se necesitan hacer cambios profundos, las grandes cosas pasan por Buenos Aires, es el centro de decisiones, y las provincias acompañan. Mi aporte sería más sobre la parte técnica.”

“Los pergaminos te dan solamente la confianza inicial, un hándicap. Si las cosas no van, empezarían a buscar soluciones propias.”

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *